marketing web & professional photography by Luis M. Anibarro

Tenerife es un paraíso por muchas razones para mucha gente. Millones de turistas visitan la isla cada año, muchos sólo vienen a tomar el sol, comer y beber bien, a otros también les atrae la cultura y los paisajes, y cada vez más son los que  vienen por turismo activo a practicar sus deportes favoritos, parapente, buceo, surf, windsurf, kitesurf, senderismo, golf... y casi todos encuentran en esta isla el paraíso que da cabida a sus deseos de ocio.

Los fotógrafos de paisaje somos una raza aparte. No hacemos ruido, nos levantamos cuando aun está oscuro, y pasamos en vela las horas más inusuales del día.
En Tenerife encontramos lo que muchos sueñan, lo que en otros lugares se encuentra sólo cuando recorres miles de kilómetros, lo tenemos aquí en una isla cuya circunvalación es de apenas 200. Y siendo tan pequeña, es una inmensidad en variedad de paisajes, ecosistemas y ambientes de luz.
Podrías estar semanas fotografiando sin parar haciendo fotos absolutamente distintas cada vez. Cada estación del año dibuja una isla diferente, y al mismo tiempo su benévolo clima te hace sentir con casi las mismas sensaciones.

Desde el Parque Nacional del Teide, donde el paisaje volcánico y sus estrellas te robarán el corazón, hasta los Parques Rurales de Teno y Anaga, donde la laurisilva y las montañas te hacen entrar en un mundo prehistorico.
Pero si hay algo infinito, esas son las costas de Tenerife, donde la lava ardiente se congeló en el mar formando maravillas de formas caprichosas con las que ahora juegan las olas cada segundo para que tú inventes tu propio paisaje.